domingo, 1 de abril de 2012

NIÑO HIPERQUINÉTICO

TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD


El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es el trastorno psiquiátrico más frecuente en los niños.

Actualmente se desconocen sus causas, aunque se tiene por seguro que se debe a un problema biológico con desencadenantes o agravantes ambientales. Es decir, que tiene una predisposición constitucional, bien por una tendencia congénita o alguna alteración de la función del cerebro, y unos factores ambientales que desencadenan o acentúan esa predisposición.

Este trastorno se observa 3 veces  más en varones que en hembras y es más notorio en el sexo masculino. Por ello se ven más varoncitos hiperactivos que niñas. Además los varones suelen ser mas traviesos que las hembritas.

MANIFESTACIONES


Las características clínicas principales son:

FALTA DE ATENCIÓN,  INTRANQUILIDAD  E  IMPULSIVIDAD.

A)   FALTA DE ATENCIÓN:

No presta atención a los detalles: como la escritura, las operaciones matemáticas, la ortografía, etc.

Cometen errores por descuido: al vestirse se pone los zapatos cambiados, o los interiores al revés, se equivoca en tareas que sabe hacer, etc.

Dificultades para mantener la atención: se distrae fácilmente,  cambia de tareas y juegos  rápidamente, “deja las cosas a la mitad”, etc.

Dificultades para organizar y planificar sus actividades.

Evita tareas que necesiten esfuerzo mental y prefiere las actividades que no requieran concentración, como correr, saltar, trepar, etc.

Pierde sus pertenencias con frecuencia: por ejemplo, deja sus útiles en la escuela o donde sus amigos.

Se distrae con facilidad por cosas insignificantes: por ejemplo, si siente un ruido deja de atender al maestro.

Olvida fácilmente las órdenes que se le han dado.

Parece que no escucha cuando se le esta hablando.



B)   HIPERACTIVIDAD:

Moverse continuamente: sacudir las manos y los pies constantemente, tocarse la cara, rayar hojas con el lápiz, levantarse de su asiento en clase a menudo, etc.

Correr, subirse a árboles, hablar excesivamente, hacer demasiado ruido.

Levantarse en situaciones en las que debería permanecer sentado: dificultad para permanecer sentado mucho tiempo.

Esta hiperactividad molesta e interrumpen a las demás personas.

El niño no se mueve para realizar alguna conducta específica, sino que “se mueve por moverse” sin ningún fin determinado.  



C)   IMPULSIVIDAD:

Actúan sin pensar: hacen o dicen lo primero que se les viene a la cabeza, sin tener en cuenta las consecuencias de sus actos.

Tienen dificultades  para esperar su turno: quiere ser el primero en la cola, quieren que se le atienda de inmediato cuando el lo requiere, siempre está impaciente.

Interfieren las conversaciones de los demás, sean o no adultos, interrumpe juegos de otros niños.



OTRAS CARACTERISTICAS IMPORTANTES:

Suelen tener dificultades para relacionarse con las demás personas, por los conflictos que se desencadenan debido a su imprudencia, intranquilidad e impulsividad.

Suelen ser niños rechazados por maestros y alumnos.

Su rendimiento académico suele estar por debajo de sus capacidades intelectuales.

Generalmente tienen torpeza motora fina, con mala caligrafía, dificultad para aprender alguna habilidad requerida para un deporte, se dan golpes con frecuencia y están propensos a accidentes.

No toleran las frustraciones y pueden reaccionar con irritabilidad.

Problemas en el manejo del tiempo, por lo que se retrasan bastante en sus deberes.

Por todas estas razones tienden  a tener autoestima baja.



EL TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD PUEDE ASOCIARSE A OTRAS ALTERACIONES PSIQUIÁTRICAS, COMO RETARDO MENTAL, TRASTORNOS DE ANSIEDAD, DEPRESIÓN Y CONSUMO DE SUSTANCIAS EN LA ADOLESCENCIA (ALCOHOL, TABACO U OTRAS DROGAS)




DIAGNÓSTICO:

Para hacer un diagnóstico adecuado hace falta:

Realizar una entrevista con los padres

Observar y examinar clínicamente al niño

Evaluación psicológica que incluya test de inteligencia.

Pruebas de audición y visión.

Pruebas de laboratorio.

Es recomendable realizarle evaluación psicopedagógica e informe del maestro.

Si se sospecha otra enfermedad se le puede pedir: Electroencefalograma (EEG) y Resonancia Magnética Cerebral (RMC).

Luego de esta evaluación integral, si el niño reúne los criterios señalados en las clasificaciones internacionales (DSM y/o CIE) y después  de descartar otras enfermedades (endocrinológicas, neurológicas, psiquiátricas o sociales) o uso de medicamentos, se hará el diagnostico del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad – TDAH-



EVOLUCIÓN Y PRONÓSTICO

La sintomatología o manifestaciones del TDAH cambian de acuerdo a la edad:

Hasta los 3 años de edad los síntomas son inciertos, difíciles de precisar. A esta edad no se puede hacer diagnóstico de TDHA.

De 3 a 6 años es difícil hacer el diagnóstico por que normalmente los niños a esta edad son inquietos y su atención todavía no se ha desarrollado bien.

De 6 a 12 años es cuando los niños presentan el cuadro clínico característico del TDHA y ya se puede hacer el diagnóstico.  

Después de los 12 años (de 13 a 18) el adolescente puede controlar mejor la inquietud y la impulsividad, aunque siempre continuará con inatención. En la adolescencia hay una tendencia normal a ser oposicionistas y  arriesgados. También en la adolescencia los riesgos a consumir sustancias de abuso (alcohol, tabaco, cannabis, etc.)   son mayores, como también en esta edad se presentan con más frecuencia enfermedades mentales severas como la depresión, trastorno bipolar y esquizofrenia. Esto hace que el diagnostico de TDHA sea más difícil.

En la edad adulta los síntomas del TDAH pueden permanecer en un porcentaje aun no determinado.



TRATAMIENTO


Consta de 3 aspectos:

PSICOEDUCACIÓN Y ENTRENAMIENTO A LOS PADRES.

APOYO ESCOLAR.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO.





PSICOEDUCACIÓN:

 Consiste en informar sobre el TDAH a los adultos que tengan responsabilidad sobre el niño. Se debe informar sobre las características del trastorno, la evolución, el trato, las alternativas de medicamentos, sus efectos colaterales y la necesidad de iniciar el tratamiento lo más pronto posible. Se les debe hablar sobre las consecuencias de suspender el tratamiento.  Tambien es necesario dar a conocer al  niño que se le está aplicando un tratamiento para que mejore su atención  y asi  contar con su colaboración. 

ES FUNDAMENTAL QUE LOS ADULTOS AL CUIDADO DEL NIÑO TEGAN UN CONOCIMIENTO CLARO DEL TRASTORNO. MIENTRAS MÁS CONCIMIENTO TENGA SOBRE EL  TDAH PODRÁ AYUDAR MÁS Y MEJOR AL NIÑO. EXISTEN NUMEROSOS TRABAJOS EN INTERNET QUE AYUDAN EN ESTE SENTiDO. (POR EJEMPLO www.feaaddah.org)


Padres y maestros del niño deben entrenarse en el manejo conductual de los síntomas. Fundamentalmente se debe mantener rutinas estables y predecibles; favorecer el orden y la organización; establecer reglas claras, secillas y concretas; utilizar un sistema de premios bién definido; pactar con el niño metas sustanbles. Hacer omisión (“tiempo fuera”)  cuando haga rabietas o se comporte de forma malcriada. Hacer omisón o “tiempo fuera” significa no hacerle caso, que el niño sienta que no lo estamos tomando en cuenta en su rabieta, que su malcriadez no nos perturba. Si el cuidador del niño lo regaña cuando éste se pone fastidioso o rabioso, él va a aprender como molestarnos o como llamar nuestra atención. Menos aconsejable es complacer sus caprichos para que no haga “malcriadeces” ; por  ejemplo si el niño hace una rabieta y le damos algo que le guste le estaremos reforzando esta conducta.

En clase, el niño se debe sentar en un lugar en el que hayan pocas distracciones, lejos de la puerta y ventanas, en primera fila para para que establezca mjor contacto con la maestra. Es preferible que esté con niños de buen comportamiento.  Las reglas deben ser claras y repetirse con frecuencia, pero no se debe ser demasiado estricto y permitrile levantarse para ciertas tareas como sacar puntas a lapiz o ir al baño, por ejemplo. Se le debe conceder mas tiempo a este niño para que organice su agenda, termine  sus ejercicios y examnes o pruebas.

Es importante que los  educadores, los padres y los profesionales que esten tratando al niño trabajen en equipo. Se deben informar unos a otros sobre la evolución del mutchachito y colaborar entre ellos.

HAY QUE DEMOSTRARLE AFECTO DE MANERA INCONDICIONAL, QUE LO QUEREMOS POR LO QUE ÉS APESAR DE TODO.  QUE EL NIÑO SIENTA QUE LO QUEREMOS DE VERDAD. QUE CONFIAMOS EN QUE ÉL ESTÁ HACIENDO UN ESFUERZO POR SUPERAR SUS PROBLEMAS, ESTO MEJORARÁ  SU AUTOESTIMA  Y ASI VA A COABORAR CON EL TRATAMIENTO.




APOYO ESCOLAR

El niño debe recibir apoyo escolar individualizado por parte de un profesional que lo enseñe a estudiar. Puede ser un psicopedadgogo, un psicólogo escolar o un maestro con conoicimientos en psicopedagogía. En todo caso alguien que lo adiestre en planificar sus estudios y a organizar sus tareas. Si el niño se ha retrasado mucho academicamente, se hace necesario que se adapte un sistema especial para él, sobre todo en las áreas en las que tiene mayores problemas.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Actualmente no hay dudas sobre la imprtancia del tratamiento farmacológico en TDAH. Las principales asociaciones cietíficas recomindan iniciar el tratamiento desde que se diagnostica el trastorno, excepto si el niño no ha cumplido los seis años, en cuyo caso se debe probar primero un tratamiento psicológico y psicopedagógico, si no hay mejoría entonces estaría indicado el fármaco.

Los fármacos de primera linea son el metilfenidato (Ritalín y Concerta) y la atomoxetina (Stratera).

El metilfenidato (Ritalín y Concerta)  es un estimulante que eleva el nivel de actividad del sistema nervioso central. Este medicamento se usa para el TDAH desde hace más de 60 años, por lo que lo hace el fármaco mas conocido y estudiado para estos casos. Es seguro y bien tolerado. Los efectos secundarios generalmente son leves y transitorios; los mas comunes son: disminución del apetito y dificultad para conciliar el sueño al principio de la noche,  pero el beneficio del tratamiento con metilfenidato es muy superior a los riesgos. Sus efectos positivos se observan desde el inicio del tratamiento. Este medicamento es dificil de conseguir en Venezuela y requiere de recipe especial (“recipe violeta”);  no es caro.

Si se consigue,  hay que iniciar con una dosis baja que se va incrementando cada 4 a 6 dias, hasta que se logre la dosis mínima efectiva.  Hace algunos años se recomendaba pararlo los fines de semana y durante las vaciones, pero en la actualidad se ha preferido mantener el tratamiento de forma continuada para evitar el efecto rebote. Este efecto rebote significa que cuando se para el farmaco el muchachito se empeora bruscamente de los síntomas.  

El otro fármaco de primera elección es la atomoxetina (en venezuela se comercializa con el nombre de Strattera). Es un medicamento más facil de conseguir, pero más caro que el metilfenidato.  Bastante más nuevo que el metilfenidato, pero tiene acumulada una buena cantidad de estudios por investigadores e instituciones muy serias. En muchos países es uno de los fármacos mas usados para el TDAH, con muy buena experiencia. Su efecto terapéutico  tarda hasta varias semanas en presentarse.  Los efectos secundarios desagradables incluyen: dolor de cabeza (cefalea), disminución del apetito, somnolencia, pérdida de peso, nauseas y fatiga.

Cuando los fármacos de primera línea no son efectivos se puede ensayar con medicamentos de segunda línea para el TDAH, entre ellos tenemos el bupropión, la venlafaxina y los antidepresivos tricíclicos.

Bibliografía:

Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente: (2010) Manual de Psiquiatría del    Niño y del Adolescente. Editorial Médica Panamericana. Madrid.

Pulves, D. y otros. (2008) Neurociencia. (3ª Edición) Editorial Médica Panamericana.  Madrid.

Salazar, M. Peralta C. (2010) Tratado  de Psicofarmacología. (2ª Edición) Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires.


Hipótesis del cazador y el granjero

El periodista norteamericano Thom Hartmann ha propuesto una idea interesante sobre el TDAH, aunque sin bases científicas sólidas, conocida como hipótesis del granjero y el cazador. Sostiene que el TDAH tiene un fuerte componente genético y es un modelo de comportamiento que viene desde nuestro pasado remoto, ya que sus características favorecían a los cazadores prehistóricos, por lo que se ha visto reforzado a lo largo de millones de años, siendo, por eso, una forma de reacción bastante extendida y por ello no sería un trastorno.

Comportamiento de cazador.                                                                                                            “La impulsividad, la rapidez de reacciones, la multifocalización de la atención, el temperamento enérgico, la necesidad fisiológica de movimiento, actividad y nuevas experiencias podría, según esta hipótesis, aportar grandes ventajas para la supervivencia en el medio que ha sido el natural de la especie humana de nuestra vida en la Tierra como  cazadores”. Este tipo de conducta es bastante mas frecuente en varones, porque el macho era al que le tocaba la tarea de cazar y defender la familia de los depredadores.

“Obviamente, el mayor problema del TDHA se da en los centros escolares, pues, en la vida adulta, las personas que tienen este tipo de comportamiento o buscan estrategias para adaptarse a la sociedad o adaptan la sociedad a sus características, desarrollando profesiones que no exijan inmovilidad o atención centrada en un tema intelectual de forma única”.

Si observamos a un mono, por ejemplo, nos parecerá que tiene las características  de comportamiento de un sujeto con TDAH: cualquier ruido o señal externa llama su atención, está permanentemente en movimiento, reacciona con rapidez y es impulsivo, porque estas características son necesarias para su supervivencia.

The Edison Gene (El gen Edison)                                                                                            “Tomando como modelo a Thomas Alva Edison, Hartmann ha escrito un libro, “The Edison Gene“. Este famoso inventor norteamericano fué excluido de la escuela primaria donde comenzó su escolaridad, por que era muy inquieto y no atendía a las clases, luego el niño Edison se dedicó a la venta de periódicos en los trenes y poco a poco logró convertirse en gran empresario y famoso inventor.  En esta obra el autor del libro desarrolla su hipótesis, el TDHA no es para él un trastorno, ya que proporciona habilidades naturales en el entorno en el que nació la especie, la vida como cazadores. El niño con gran actividad física y una concentración rápida y corto plazo tendría evidentes ventajas para sobrevivir en esos entornos”.

“Sin embargo, en el modelo escolar, en el que se le exige silencio, estar sentado, escuchar sin hablar y siguiendo un hilo marcado, sin innovar ni saltar de una cuestión a otra, se encuentra constreñido, atado y amordazado, sin que eso suponga que, en la mayoría de los casos, el niño tiene un problema, sino que el sistema no está adaptado a sus necesidades naturales y lo encasilla como problemático y hasta como enfermo necesitado de medicación.

En la obra Hartmann ofrece a los padres una guia para entender mejor a sus hijos y respetar sus particularidades, ofreciéndoles un entorno adecuado para que puedan crecer, aprender y desarrollarse completamente, fomentando sus capacidades.

“Defiende que esta condición, que clasifica y etiqueta a los niños, haciéndoles sentir como fracasos desde la infancia, condicionará una mala adaptación en la vida adulta si no somos capaces de verla como un modo de comportamiento dentro de la diversidad humana y que, se presenta, no como patología, sino como un rasgo que fue determinante para la supervivencia de la especie en los tiempos prehistóricos”.










7 comentarios:

  1. Me parecio muy buena la información. Fue muy útil.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por todo lo explicado, me ayudó muchísimo a entender muchas cosas. Muy bueno el tema.

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias hoy tengo 18 años, hoy que leo esto me doy cuenta que siempre tuve eso y nadie en mi casa me comprendía pero se que puedo darle solución gracias a que supere una enfermedad que desencadeno mi deficit de atencion. lo cuento para que no se desanimen y luchen y se quieran utds mismos apesar de lo dura que fue mi familia conmigo yo tuve fuerzas para que mi autoestima volviera y poder estar mejor, hoy en día estudio ingenieria en sistemas :)

    ResponderEliminar
  4. Mi hija de 3 anos y medio ha sido diagnosticada con ese sindrome por su retraso del habla y su falta de atencion.Estamos siguiendo terapias comportamentales junto con las del habla y a su vez la medico psiquiatra m ha recomendado darle Encephabol(piritinol)2ml manana y tarde.La verdad es q estpy un poco temerosa por dicha medicacion ,me gustaria saber si alguno de ustedes conocieran ese medicamento y como les fue .Muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Mi hija de 3 anos y medio ha sido diagnosticada con ese sindrome por su retraso del habla y su falta de atencion.Estamos siguiendo terapias comportamentales junto con las del habla y a su vez la medico psiquiatra m ha recomendado darle Encephabol(piritinol)2ml manana y tarde.La verdad es q estpy un poco temerosa por dicha medicacion ,me gustaria saber si alguno de ustedes conocieran ese medicamento y como les fue .Muchas gracias

    ResponderEliminar